28 abr. 2011


Todo el mundo me dice que tengo que hacer ejercicio. Pero nunca he escuchado a nadie que le diga a un deportista; tienes que leer.

2 comentarios:

Carmela dijo...

Es cierto.
Con sutileza, Saramago señala la poca importancia que se le rinde a la lectura.
Lamentablemente.

escuchando palabras dijo...

Genio Saramago...todos siempre ocupandonos del cuerpo, asi estamos, besitos